Cómo funciona la aromaterapia en el cuerpo

La aromaterapia es un tratamiento alternativo que emplea el uso de aceites esenciales o líquidos aromáticos de plantas, cortezas, hierbas y flores los cuales se frotan en la piel, se inhalan, se ingieren o se pueden añadir al baño con el fin de promover no solo el bienestar físico sino también el psicológico.

Se dice que la aromaterapia funciona mediante la estimulación de los receptores olfativos de la nariz, que luego se encargan de enviar mensajes por el sistema nervioso al sistema límbico que es la parte del cerebro que se encarga de controlar las emociones.

En varias ocasiones se puede usar en combinación con masajes y otras técnicas terapéuticas como parte de un enfoque holístico de tratamiento.

La aromaterapia ha tenido una investigación sobre su eficacia, el uso terapéutico de aceites esenciales extraídos de las plantas, es limitada. Sin embargo, hay estudios que han demostrado que la aromaterapia puede tener diversos beneficios para la salud como:

  • Aliviar la ansiedad y la depresión
  • Mejorar la calidad de vida de las personas que tienen enfermedades crónicas
  • Mejorar el sueño
  • Existen diversos estudios de menor envergadura que sugieren que la aromaterapia con aceite de lavanda puede ser beneficioso para lo siguiente:
  • Reducir el dolor de las personas que sufren osteoartritis de la rodilla
  • Mejorar la calidad de vida de las personas con demencia
  • Reducir el dolor de las personas que tengan cálculos renales

La aromaterapia ofrece diversos beneficios por tener propiedades analgésicas, antibióticas, antisépticas, astringentes, sedantes, expectorantes y diuréticas que pueden tratar una amplia gama de síntomas y condiciones físicas como los malestares, condiciones de la piel, dolores menstruales y las irregularidades.

La aromaterapia y su aplicación

Estos aceites se pueden aplicar mediante diversos métodos:

Inhalación: es un método muy básico para la administración de la aromaterapia, de forma directa o indirecta y es a través de la inhalación de los aceites esenciales. Se pueden aplicar varias gotas de un aceite esencial en un pañuelo e inhalarlo de forma suave.

Masaje de aplicación directa: cuando los aceites son aplicados directamente en la piel a través de masajes, se deben diluir en una loción o aceite vegetal como la oliva, el aguacate o germen de trigo. Se debe diluir un 2 al 10% del aceite esencial en la loción.

Baños aromáticos: es un método muy sencillo de usar ya que es un baño con agua tibia que debe contener aceites esenciales para que tenga un efecto de relajación. Al usarse en un baño, el agua debe estar tibia y no caliente para frenar la rápida evaporación del aceite.

Cataplasmas frías o calientes: se emplean para afecciones físicas como para problemas de la piel y para tratar dolores musculares, igual se pueden usar mezclando cremas y lociones.

Uso interno: algunos aceites esenciales pueden ser consumidos en forma de infusiones para el tratamiento de ciertos síntomas o condiciones, sin embargo, es necesario consultar con un profesional ya que hay aceites como el eucalipto, el ajenjo y salvia que no se deben tomar internamente.

Los aceites esenciales y sus propiedades curativas:

Bergamota: es un estimulante, refrescante, tranquilizante que ayuda a aliviar el estrés y restablece el apetito y alivia la depresión.

Jengibre: favorece la circulación y tiene propiedades relajantes, ayuda a prevenir y a aliviar los mareos, estimula el sistema inmunológico y alivia el sistema digestivo.

Lavanda: es relajante, sedante, equilibrante, ayuda a regular la hipertensión arterial, alivia los dolores de cabeza causados por el estrés.

Limón: es purificante, refrescante y estimulante, ayuda a reducir el cansancio mental, estimula la concentración y ayuda a mejorar la circulación.

Menta: es digestiva, descongestionante y antiséptico, ayuda a relajar y calmar los músculos del estómago, problemas respiratorios y es eficaz para el tratamiento de los síntomas de gripe.

Sándalo: es purificante y relajante, ayuda a calmar el sistema nervioso, alivia los problemas emocionales y tiene un efecto que ayuda a equilibrar la mente, el cuerpo y el espíritu.

Romero: es estimulante y se encarga de aliviar los dolores musculares y reumáticas. Se ha demostrado que la fragancia de romero aumenta la circulación sanguínea en el cerebro.

Se ha demostrado que muchos de los aceites esenciales son seguro cuando son usados siguiendo las instrucciones, sin embargo, hay aceites esenciales utilizados en aromaterapia que no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos. Cuando se aplican aceites en la piel, hay efectos secundarios que pueden crear reacciones alérgicas como irritación en la piel y sensibilidad al sol.

Deja una respuesta